domingo, 26 de noviembre de 2017

SOLTANDO TODAS LAS HISTORIAS




Cuando en la relación se cae la búsqueda del placer, cuando en la relación ya no se huye del dolor que surge, cuando simplemente estás presente y abierto totalmente a lo que viene a través de ti, el encuentro con el otro se vuelve SAGRADO. Ésta intimidad se vuelve un espacio de meditación, y es muy bonito, porque ahí no hay nada que no pueda ser acogido, visto, abrazado, ahí te quedarías a vivir. Cuando la mente está en Presencia, no hay ninguna idea que diga que hay una cosa mejor que esto que está ocurriendo. Te quedas ahí y estás en paz, estás en gozo, estás en disfrute de la experiencia, estás Presente y AQUÍ no hay tiempo.
En el momento en el que la mente que está presente, se crea un espacio donde caben todas las posibilidades. Y en este espacio la mente puede jugar con la idea de futuro, y a veces aparece el miedo, temes identificarte con el pensamiento que surge, que no significa nada, que es una nube, sabiendo que Yo Soy el cielo que la acoge, que no representa nada. Pero si la cojo y hago de eso algo especial, si hago de esa nube (pensamiento, idea, emoción) un escenario que yo deseo o que yo rechazo, entonces surge la identificación y el apego, ahí es cuando siento miedo porque le estoy dando realidad a un escenario (falso) que despierta MIEDO (y todos sus derivados) en mi. 
Si yo dibujo un escenario y digo en una conversación con mi pareja: “mi amor imagínate lo bonito que sería vernos con 90 y 100 años celebrando las bodas de oro”… Yo puedo fantasear y traer esa nube que pasa, y ver que es una nube, un pensamiento o idea y dejarla pasar y ahí no hay nada… Ahora bien, si yo cojo y a partir de ahí empiezo a fabricar diferentes posibilidades que me generan miedo y digo: “imagínate que nos enfermamos, que tú te mueres antes, que te enamores de otra,…” Qué loca idea y qué mecanismo tan interesante ése que hace que la mente se pierda y divague… No es el compartir una idea de futuro lo que hace que el miedo surja, sino apegarte a ella, fabricar en torno a ella, hacerla REAL. 
Cuando traes una idea como esa, si uno no sabe lo que está sintiendo en este momento, y no estás consciente del mecanismo de la mente (identificación)… el miedo se apodera de tu sistema de pensamiento, y en ese momento aparecen todas las ideas que apoyan y dan sentido y significado a eso que sientes, de alguna manera tu mente empieza a JUSTIFICARLO. Y entonces aparecen imágenes de tu pasado, memorias dolorosas escondidas y “aparentemente” olvidadas, y aquí ya empiezan a desfilar todos los escenarios terroríficos que se disfrazan de posibilidades futuras que tú experimentas como MUY REALES en el PRESENTE. Y aparece la voz que te dice… “y sí de pronto no estamos juntos todo este tiempo, y si de repente tú te vas con otra persona, y sí de momento yo me siento atraído por otra persona…” 
Todo esto surge en un instante. Así de poderosa es la mente que FABRICA en torno a una idea INOCENTE todos estos escenarios FALSOS, todo alrededor de algo QUE NUNCA HA OCURRIDO.
Y siempre tenemos la oportunidad de volver al PRESENTE, y RECORDAR que esto no significa NADA, que nuestra relación, cuando es CONSCIENTE, sirve al único propósito que tiene el mundo: recordar nuestro Ser en Dios. Entonces ya tú sabes que la vida nos une en esta experiencia con un propósito que trasciende la experiencia misma, y que en ningún momento, está bajo tu CONTROL. Así que te relajas y aprendes a CONFIAR, en que cada experiencia será como deba ser. Y si se da que la pareja esté hasta los 90 años celebrando las bodas de oro es porque es lo que tenía que ser, porque es lo que está ocurriendo ahora mismo. 
Lo importante, de nuevo, es con qué nivel de Presencia (Consciencia) estás viviendo este momento. Cuando uno se ve dándole fuerza a un pensamiento futuro, o pasado, el que sea, porque esto no solo se aplica a una relación, sino a un trabajo, a la idea de si voy a ser aceptado, a qué podría ocurrir si mi empresa funciona o no funciona, a todo a nivel…
Entonces puedes darte cuenta si esto te saca del momento presente, si agarras la nube pasajera, le construye una historia y te sientes asustado… Entonces PÁRATE y observa, porque eso que atemoriza a tu mente, es el mundo que FABRICASTE, ésa es la idea loca de la que el Hijo de Dios olvidó reírse.
Ésta es la idea que la mente cogió, creyó REAL y construyó una historia alrededor de ella y eso es lo que estamos haciendo ahora… una a una, soltando todas las historias para darnos cuenta de que NUNCA NOS SEPARAMOS, de que la idea sobre la que fabricamos el mundo que vemos, el mundo de soledad, separación, crueldad, injusticias, y locura… NO ES VERDAD. 
Y esto es lo que toca ahora, momento a momento… SOLTAR TODAS LAS HISTORIAS que un día creí ciertas, para recordar LA VERDAD.
Para escuchar el audio de la conversación entre Nick Arandes y yo, en la cual está inspirada este texto pincha aquí: https://youtu.be/4dvbHW6jg8I